Mar 192016
 

Este texto se escribió tras el 8 de marzo de 2016 y se llevó a la asamblea del 12 de marzo en la que se consensuó su publicación en esta web.

Como cada año llega el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, también llamado Día de la Mujer Trabajadora. Esta distinción invisibiliza el trabajo doméstico y el de cuidados realizado en su mayoría, aún hoy, por mujeres.

8 de marzo: un día al año para reivindicar los derechos de la mitad de la población. En su celebración todo el mundo está a favor de “la igualdad y todo eso”. El resto del año, el feminismo pasa a un segundo plano.

Estas personas que celebran con tanto ahínco este día se quejarán cada 8 de marzo de la injusticia que supone la desigualdad de salarios entre hombres y mujeres, pero no la harán piedra angular de la lucha por los derechos laborales; cada 28 de septiembre dirán que las mujeres teneos derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, pero seguirán considerando la anticoncepción como un asunto de mujeres; cada 25 de noviembre dirán que la violencia de género es una lacra, pero quitarán importancia al acoso callejero en forma de piropo.

Estas personas, en su mayoría hombres, están a favor de la “liberación de la mujer” al tiempo que afirman que “el capitalismo nos oprime”, escondiendo que son ellos los opresores de este sistema llamado patriarcado. Estaréis pensando: “Bueno, los hombres también sufren”, “con la igualdad ganaríamos todos”. Las mujeres hemos sido educadas para preocuparnos por los demás antes de por nosotras mismas. No debemos olvidar que las oprimidas por el patriarcado somos nosotras, no ellos. Ellos son los privilegiados. A nadie se le ocurriría decir respecto a la lucha racial que “los blancos también sufrimos” y no nos importa la pérdida de privilegios del patrono.

Print Friendly, PDF & Email
Share

  Un Despiste a “Reflexión: 8 de marzo”

  1. […] dentro de los movimientos de nuestro entorno y en la asamblea en particular. Para ello lee un texto que la asamblea decide publicar aquí. Esta reflexión viene de que parece que pensamos en la lucha feminista como una lucha anexa, como […]

Deja un comentario