Sep 252014
 

Este artículo de la Dra Concha Martín Perpiñán, Ginecóloga y feminista desde 1978 (www.conchamartin.es), se publicó originalmente en el especial Derecho a Decidir del periódico madrid15m:

Escena 1– Madrid, febrero 1977. El día estaba nublado y el cielo gris, parecía que iba a llover. El avión estaba aterrizando en Barajas; más de 20 mujeres hablaban casi a la vez, nerviosas. Ya pasó todo. Se abrazaban, se daban los teléfonos; algunas estaban más serias, mas introvertidas. El resto de los pasajeros las miran con curiosidad. ¿De dónde salen tantas mujeres, con aspecto de no haber salido del barrio o del pueblo, que vociferan tanto?

Martina mira por la ventanilla a ver si ve algo y recuerda.. hace sólo 15 días….

Escena 2-Martina miraba y remiraba el papel que le habían dado en la farmacia “Prueba de embarazo: POSITIVA”. Pero, como¡¡.. no es posible ¡¡, si estaba terminando con la regla cuando… Y ahora qué hago??. Ya tenemos 3 hijos, y el trabajo de Manolo no da para todos y la letra del piso y yo..si echo unas horas donde doña Engracia y casi no puedo, con el trabajo que dan los críos…

Lo habló con Maite, la peluquera, que era muy espabilada, a ver si se podía tomar algo para que ..; ella le dijo que ¡ojito!, que discreción porque eso en España estaba prohibido que no tomara nada ni se metiera nada; que no hiciera tonterías que le podían costar cara; esas cosas afectan a la salud y además si sale mal vas a la cárcel ¡años!. Mejor ir a Londres, que es legal y te atienden doctores, en una clínica como debe ser ..¡ y con anestesia!!. Le dio un papel con unas señas -“aquí hay una clínica de apoyo a mujeres; ellas te ayudarán”.

Escena 3-Maite se acercó al mostrador de la Clínica despacio; al otro lado una mujer rubia atendía las llamadas telefónicas y la recepción. Su cara mostraba amabilidad y atención concentrada. Cuando la llamada a la que atendía terminó se dirigió a ella: “en que puedo ayudarte?”.Martina, con un hilo de voz, no se atrevía a decir por qué estaba allí.

-“estoy embarazada; la prueba me da positiva; hace dos meses que no tengo la regla..y..” No pudo seguir y se echó a llorar.

La mujer rubia salió del otro lado de la mesa y la llevó a un pequeño despacho contiguo. La hizo sentar, le llevó un vaso de agua y pañuelos de papel.

-“No te preocupes, todo tiene arreglo; ahora te paso con la doctora que confirmará todo y te explicará”

Al cabo de un rato, ya más tranquila, la Doctora le confirmó 9 semanas de gestación y le explicó lo que ya sabía: el aborto es ilegal en España. Para hacerlo en condiciones sanitarias aceptables hay que viajar, a Londres es lo mas fácil.

-¿Más fácil?. .yo nunca he viajado al extranjero, no sé idiomas y..no me puedo pagar el billete de avión, ni el de mi marido..ni la clínica y con quien dejo a los críos.. y qué le digo a mi madre para que…”

-No te preocupes; lo tenemos organizado. Puedes viajar tu sola, tu marido se queda con los niños, nosotras te acompañamos. Ve a esta agencia de viajes; ellos te llevan hasta el hotel de Londres. Allí, al día siguiente, un coche te recoge en el hotel, te lleva a la clínica. Hay alguien que habla español. Después de la operación el coche te recoge en la clínica y te lleva otra vez al aeropuerto; el de la agencia te espera y te envía de nuevo para acá. Paga lo que puedas ahora y después pagas el resto poco a poco. Ya verás que no estarás sola. Muchas mujeres en tu misma circunstancia irán contigo en ese vuelo. Ahora ve a sacarte el pasaporte, urgente; di que tienes que ver a un familiar enfermo o cualquier escusa. No menciones nada de lo que vas a hacer; a nadie. Nos pones a todos en peligro; también lo que hace la clínica es ilegal y podemos acabar en la cárcel y sin poder ejercer nuestra profesión en años. Ni siquiera está permitido informar sobre anticonceptivos.

Martina no salía de su asombro. Ella, en Londres, sola… pero…

Queridas amigas y amigos: este fragmento de una historia real, que algunos de nosotros hemos vivido y recordamos, puede volver a producirse en España en un futuro próximo si no hacemos lo posible por defender nuestra libertad, nuestros derechos reproductivos.

El aborto es una realidad. Muchas mujeres de todas las clases sociales e ideologías recurren a ello porque lo necesitan. Porque los seres humanos cometemos errores, porque los anticonceptivos fallan…por muchas razones.

El aborto existe desde que existe la humanidad. Ya en un papiro egipcio (Ebers) de hace 3500 años están descritas técnicas para provocar abortos. Sin embargo el control de su fertilidad se le ha negado a las mujeres en diferentes épocas, con prejuicios religiosos, escusas ideológicas, con leyes represivas, con castigos.

En el momento actual, las mujeres que mas recurren al recurren al aborto son socialmente las más vulnerables. En un estudio publicado en USA, se puso de manifiesto que la tasa de IVE en las mujeres blancas con educación media es del 11 por mil; la tasa en las mujeres de color, o mujeres negras, es de 50 por mil, es decir, multiplica por cinco prácticamente la tasa en las mujeres blancas; y la tasa en las mujeres hispanas es del 28 por mil, es decir, casi triplica el de las mujeres de origen anglosajón. Esto se explica porque las mas pobres tienen peor acceso a los recursos sanitarios, barreras culturales para la utilización de métodos, barreras económicas para comprar un DIU o una píldora anticonceptiva. Por tanto las leyes prohibicionistas afectan con mayor rigor a las mujeres con menos recursos, económicos y/o personales, porque las que tienen dinero y estatus van al extranjero sin problemas, aunque siempre es una situación no precisamente agradable para nadie tener que ir a otro país a que te practiquen una operación ¡y sin que nadie se entere!

Los intentos del PP para eliminar derechos en torno a la posibilidad de abortar son una nueva guerra contra la autonomía y la libertad de elegir (ser madre o no) de las mujeres; Ruiz Gallardón, apoyado en los sectores más reaccionario del PP y de la Iglesia Católica, tratan de eliminar los avances conseguidos con la Ley de 2010.

Si no damos la batalla, querid@s amig@s, habrá que ir preparando la maleta para viajar en el espacio (y casi también en el tiempo, hacia los 70) para que las españolas puedan interrumpir una gestación no deseada.

Print Friendly, PDF & Email
Share

  Un Despiste a “La interrupción voluntaria del embarazo: historias e historia”

  1. […] La interrupción voluntaria del embarazo: historias e historia, a cargo de Concha Martín Perpiñán, Ginecóloga y feminista desde 1978 (www.conchamartin.es) […]

Deja un comentario