Sep 252014
 

Este artículo de opinión de un compañero se publicó originalmente en el especial Derecho a Decidir del periódico madrid15m:

Se conoce la terrible experiencia de aquellas mujeres sin recursos que, durante el franquismo, decidieron interrumpir voluntariamente su embarazo en contra de un código penal que llevaba a la cárcel tanto a ellas como a las personas que las ayudaban a abortar, bien mediante pago como actuando de forma altruista.

De las prácticas realizadas por personal no suficientemente preparado, sin apenas condiciones higiénicas, en los suburbios de las ciudades a las clínicas clandestinas, sin olvidar las inhumanas interrupciones en las que la propia mujer, en soledad, resolvía el trámite como podía, podría escribirse una verdadera historia de la infamia.

Son conocidos, también, los viajes de fin de semana a Londres, cuando se disponía de algúndinero, que llenaban los vuelos charter de algunas compañías aéreas y las camas de clínicasprivadas. Las mujeres, mayoritariamente jóvenes asustadas, debían lidiar, además, con lasdificultades de un idioma entonces más extraño que hoy en día.

No he podido recoger algún rastro del recuerdo personal de una iniciativa que tuvo algunaimportancia en los primeros años de la década de los 70. Grupos de libertarios de Cataluña,aficionados al montañismo, organizaban pases de mujeres a través del Pirineo hacia Francia.Aquellas marchas eran, aparentemente, caminatas por el monte. Utilizando pasos de montañanaturales, lejos de los puestos fronterizos, los catalanes recogían autobuses cerca de lafrontera, acompañaban a las mujeres un tramo que debía evitar la presencia de la Guardia Civily las entregaban a grupos franceses que se hacían cargo del resto del camino hasta la ciudadde destino, en la que se practicaban abortos bajo una ley permisiva.Nunca supe cómo se realizaba la vuelta a España de aquellas mujeres que no podían plantearen casa ni el permiso para disponer de un pasaporte válido que las hubiera permitido viajar enmejores condiciones.

Confío en que no sea preciso, ante la nueva Ley con la que se nos amenaza, volver a localizarlos senderos por los que algunas mujeres decidían marchar en busca de su libertad deelección.

Print Friendly, PDF & Email
Share

  Un Despiste a “Cruzar los Pirineos para abortar”

  1. […] Cruzar los Pirineos para abortar, por nuestro compañero P. […]

Deja un comentario