Jun 022014
 

Texto enviado por un compañero:

El 1 de junio asistí en el Ateneo a una mesa redonda para la presentación pública de una plataforma contra la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM).

En dicha plataforma denominada “No a este Plan Urbanístico: Salvemos la ciudad” están representados partidos políticos, sindicatos, entidades, asociaciones… tales como la FRAAVVM, AAVV a título particular, Ecologistas en Acción, Madrid Ciudadanía y Patrimonio, Club de Debates Urbanos, CCOO, UGT, EQUO, Grupos Municipales de Izquierda Unida, PSOE y UPyD, Juventud sin futuro, 15M-Chamberí …

Las intervenciones de los componentes de la mesa insistieron en la “toxicidad” del documento basada, esencialmente, en la continuidad del modelo que destapó la burbuja inmobiliaria, en una apuesta por la privatización de lo público (suelo, equipamientos…) y en la consideración (para el PP y el capital especulativo-financiero) de la ciudad como “oportunidad negocio”: “Coge el dinero y corre” sería su divisa.

Este modelo neoliberal que se aplicaría fundamentalmente en la ciudad consolidada, es decir, en la almendra central y más concretamente en el Centro Histórico conllevaría una –más aún– “gentrificación” acelerada del mismo, al proceder paralelamente a una masiva revisión del Catálogo de Protección de Edificios, redactado con la intención de rebajar las condiciones de protección, cuando no la pura y dura descatalogación de la edificación, hoy por hoy aún protegida, del casco. El PP pretende aprobar cuanto antes –a la vuelta del verano– este documento y se plantea invadir con alegaciones al mismo en el periodo previsto para ello.
Con posterioridad a las intervenciones de la mesa se abrió un turno de debate en el que se plantearon dos posturas:

La primera consistente en no aumentar la composición de la mesa en aras de una mayor “operatividad” de la plataforma (representante de la FRAAVVM) y la segunda, representada por gente presente en la sala procedente mayoritariamente de movimientos sociales, consistente en solicitar una mayor apertura e inclusividad de la plataforma y, sobre todo, demandando que frente a una oposición a la revisión del PGOUM preponderantemente técnica o disciplinar (urbanismo) hubiera otra oposición que aportará un Plan Urbanístico “alternativo”, menos técnico, más político, más ligado a las demandas ciudadanas concretas y por ende al propio ciudadano.

La oportunidad pienso que es muy interesante porque la elaboración de este plan alternativo podría servir para profundizar en los problemas del barrio, de sus espacios urbanos, de sus usos y, sobre todo, para la participación e implicación de los ciudadanos a través de organizaciones más transversales. Se trataría de asegurar la presencia de las asambleas de barrio y de otras organizaciones como vivienda centro, mareas, grupos de sanidad, etc.

Creo que la integración en la Plataforma sería conveniente y que la representación en la misma debería –quizás– correr a cargo de InterBarrios Centro, a partir de la constitución de un grupo de trabajo que elaborara un Plan para el Centro al que desde aquí –si es que finalmente se constituye– presto mi colaboración y apoyo.

Escribo estas notas porque la próxima reunión de la plataforma está muy próxima (26 de junio), la de la asamblea de InterBarrios lo está también y porque –por estar ausente– no voy a poder asistir ni participar ni aún a título particular ni en la una ni en la otra. Convendría que alguien de InterBarrios o de nuestra asamblea asistiera al menos a título informativo.

Print Friendly, PDF & Email
Share

Deja un comentario