Sep 112012
 

Publicado originalmente en periódico madrid15m #6 en relación al las alegaciones presentadas:

La junta de gobierno del ayuntamiento de Madrid aprobó el pasado 31 de mayo la Modificación del Plan General de Ordenación Urbana (MPGOU) en el ámbito que comprende el mercado, el solar del polideportivo —que demolió en 2009— y el campo de deportes del Colegio Público de Ntra. Sra. de La Paloma. Fue publicado el 28 de junio, con cuarenta y cinco días naturales para presentar alegaciones y sin explicitar el conteo de agosto como mes hábil, lo que se atribuye a una intención de mermar la participación pública ciudadana.

Esta propuesta municipal supone un nuevo intento «creativo» para privatizar el patrimonio público y ceder a la iniciativa privada la construcción y gestión de las dotaciones públicas.

Sobre estos suelos, públicos desde el siglo XV, el Ayuntamiento pretende montar una gran operación especulativa, por lo que desafecta el mercado del servicio público, y da pie a expropiar a los comerciantes que construyeron el mercado actual en 1962 y que lo explotan en régimen de cooperativa, con concesión municipal en vigor. Una vez que todo el suelo esté libre, proyecta construir
una gran superficie comercial de trece mil quinientos m2 de edificación, un aparcamiento de más de dos mil plazas, un polideportivo de ocho mil quinientos m2 y un edificio educativo, sobre el campo de deportes del colegio, de tres mil setecientos m2; todo esto supone incrementar la edificabilidad un 240% sobre lo que se establece en el Plan General vigente.

Para legalizar el aumento de aprovechamiento se han de ceder suelos libres públicos para zonas verdes —treinta m2 por cada cien m2
de aprovechamiento— , y en una pirueta dialéctica, la propuesta hace un uso perverso de las determinaciones legales al considerar como «uso verde básico» la azotea del edificio comercial y como «viario público» las escaleras y ascensores que conducen desde
la calle a la misma.

Además, el Ayuntamiento carece de fondos para financiar la actuación, por lo que la organiza ex profeso para su ejecución por la iniciativa privada, creando un nuevo artilugio de gestión: «un complejo inmobiliario» que se puede desarrollar sin control urbanístico —se trata de que el Ayuntamiento promueve un gran edificio y comercializa los usos rentables cediéndolos, como casero, por 50 años—, y así solo se han de rendir cuentas al equipo de gobierno municipal y no ha de cumplir con los procedimientos urbanísticos ni
con los de enajenación del patrimonio público.

RESUMEN DE UNA LUCHA

Desde septiembre de 2011 los vecinos hemos estudiado los diferentes problemas que se plantean en torno al Mercado de la Cebada como mercado público, además de considerar ventajas e inconvenientes de las distintas iniciativas planteadas. Se han realizado tres documentales sobre el tema y varios debates públicos tanto en el barrio como con el Club de Debates Urbanos, en el Circulo de Bellas Artes; diversas escuelas de arquitectura han hecho trabajos monográficos sobre las posibilidades de rehabilitación del mercado y los problemas urbanos del entorno; se ha buscado la posibilidad de incluir el edificio en diversos catálogos de protección; se han recogido firmas en contra de la privatización del mercado público, se ha informado a los vecinos y se ha contactado con grupos políticos para reclamar su apoyo.

También se ha realizado una labor de coordinación entre las diferentes entidades que operan en la zona: asociaciones de vecinos, las AMPA del Colegio La Paloma y del Colegio San Ildefonso (con una problemática similar de intento de privatización) y colectivos ecologistas y de arquitectos que desarrollan sus actividades en el Campo de la Cebada (el solar del polideportivo demolido). Se ha llevado el debate del Mercado de la Cebada a los congresos sobre mercados de abastos en Málaga y Zaragoza, y se han realizado actos de promoción del mercado en colaboración con otras entidades y jornadas culturales en su interior.

BASES PARA UNA PROPUESTA

El Mercado de la Cebada está infrautilizado, pero se encuentra en perfectas condiciones estructurales y tiene capacidad suficiente para albergar el uso de mercado y de equipamiento deportivo, así como para dar cobijo a nuevas actividades económicas sin necesidad de privar al Colegio La Paloma de su patio de recreo. Al proceso de rehabilitación debe incorporarse también el espacio conocido como «Campo de Cebada» y mantenerlo como el lugar de encuentro condensador de actividades ciudadanas en el que se ha convertido, precariamente, desde la demolición ilegal de la piscina municipal.

La solución que se propone pasa por la rehabilitación del Mercado de la Cebada y de revitalización de su entorno elaborada mediante un proceso de participación activa de los colectivos del barrio, de su vecindario y de los comerciantes.

Muchos colectivos, en particular la comisión Mercado de AP Austrias, trabajamos en esta problemática proponiendo soluciones arquitectónica, económica y socialmente viables.

Print Friendly, PDF & Email
Share

Deja un comentario