Ago 182012
 

Con motivo de la firma de alegaciones mañana domingo a las 20h os dejamos aquí una de las propuestas:

D. JAVIER ALAU MASSA, con DNI nº **********, ccondomicilio en ************ en nombre propio, dentro del plazo de 45 días previsto para la información pública enla Modificacióndel Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM) en el ámbito del Área de Planeamiento Específico (APE) 0.07 (Plaza deLa Cebada-Carrerade San Francisco) publicado en el BOCM de 28 de junio de 2012.

EXPONE Y ALEGA:

  1. Que incluir dentro del período de 45 días destinados a información pública el 20% (19 días) del mes de agosto –período vacacional por excelencia de las clases populares- supone una intención explícita de mermar la participación pública ciudadana que debería ser –por el  contrario- uno de los propósitos de un ayuntamiento presuntamente democrático.
  2. Que la modificación –segunda planteada en el ámbito, en un corto plazo de tiempo- aporta un perverso, cuando no estrafalario uso de la herramienta calificación del espacio público al considerar como “uso verde básico” la cubierta de un edificio y como “viario público” unas escaleras o ascensores conducentes desde la calle a la misma.
  3. Que la solución urbanístico-arquitectónica de la propuesta basada en la calificación anterior –cuyo eufemismo recuerda al de la denominación como calle 30 de la soterrada autovía M30- se encuentra muy lejos de lo que nuestra cultura identifica como una plaza “de toda la vida”, como un espacio público destinado a pasear, descansar, charlar, leer un libro, un periódico… Un espacio donde puedan jugar los niños y guarecerse la gente bajo frondosos árboles que hunden sus raíces en la tierra y no en mezquinas jardineras… Un espacio a piéde calle al que los viandantes no tengan que subir (22 metros) mediante ascensores (o escaleras si estas se averían) y donde no se establezcan restricciones horarias o de acceso a colectivos tales como inmigrantes, personas marginadas, discapacitados… Seguramente “incompatibles” con los “exclusivos” usos que, a no dudarlo, se instalarán en el privilegiado mirador de la cubierta para turistas.
  4. Que la propuesta para la modificación conlleva la demolición del edificio del actual mercado que constituye un destacado ejemplo de la arquitectura brutalista madrileña y que –a pesar del abandono y obsolescencia programada(?) de algunas de sus instalaciones- aún mantiene la muy estimable calidad de su espacio interior proporcionada por la contundencia de su estructura y la impactante visión de sus amplias y altas bóvedas de hormigón armado.
  5. Que, lejos de resultar irreversible el actual estado de abandono, suciedad y deterioro del mercado –motivado, como ya se ha dicho, por la incuria municipal o la intención oculta- el edificio resulta fácilmente  recuperable y mejorable sin más que propiciar una mejor accesibilidad física desde la calle (sistema de rampas estáticas o móviles, escaleras mecánicas…), una mejor comunicación visual con el entorno “permeabilizando” sus fachadas y una modernización de sus instalaciones (iluminación, ventilación…) sin que todo ello suponga, ni de lejos, mayor coste que las obras de sustitución por un edificio de nueva planta presumiblemente muy costoso.
  6. Que el espacio actual del mercado permite por su diseño y amplitud la inclusión y convivencia en el mismo del actual servicio de abastos, medianas y pequeñas superficies, áreas especializadas, usos terciarios, usos socio-culturales, usos asistenciales de barrio y –salvo los vasos de las piscinas que el diseño y la capacidad portante de la estructura del edificio no permiten alojarlos en su interior- gran parte del programa deportivo. Todo ello supondría la conversión de lo que en la actualidad es tan solo un desaprovechado, obsoleto y anodino espacio en otro espacio funcionalmente complejo y auténtico polo de referencia interbarrial para la zona centro.
  7. Que la inclusión –como ya se ha indicado- de gran parte del programa deportivo en el interior del edificio existente permitiría la pervivencia, en el extenso espacio no ocupado por las piscinas del actual “Campo de Cebada”, singular espacio autogestionado que podría, así, seguir manteniendo gran parte de sus funciones y actividades.
  8. Que la modificación propuesta supone una decidida apuesta contra un modelo socio-medioambiental sostenible para la ciudad y el barrio por cuanto:
    • Constituiría una inversión pública (es sumamente dudoso que finalmente no lo sea –por más que se presente como operación autofinanciable- habida cuenta de los abundantes precedentes) que no aprovecha el valor económico de una edificación existente, sino que se emplee en la ejecución de un costoso edificio de nueva planta construido sobre y bajo rasante de dudosa ética en el actual marco económico. El derribo del edificio existente –técnica y constructivamente competente- no supone –como ya se ha dicho- tan solo una actuación antisocial, sino que generará un ingente volumen de residuos sólidos de costosa gestión medioambiental.
    • Sustituye un uso público de probada eficacia que propicia y potencia las relaciones sociales entre distintos colectivos del barrio (mercado de abastos) por otro privado (gran superficie) de probada incompetencia para la generación de dichas relaciones , interesada tan solo en promover el consumismo y en abaratar los costes laborales.
    • Plantea un artificioso mantenimiento y ubicación (escasez de tierra, frecuencia de abono, mecanización del riego, arriesgada exposición al soleamiento, viento, heladas…) de las especies vegetales del mal llamado jardín de la cubierta.
    • Prevé un considerable aumento de plazas de aparcamiento subterráneas que supondrían una ocasión para que vehículos ajenos a los residentes y usuarios del mercado y polideportivo, congestionen aún más –si cabe- un ámbito del centro urbano ya de por sí suficientemente penalizado por el uso del vehículo privado.
  9. Que uno de los objetivos de la presente modificación –idéntico al de la primera- consiste en la creación de una parcela de aprovechamiento lucrativo en uso terciario (gran superficie comercial) en sustitución del actual mercado público, para posibilitar que el futuro concesionario o propietario pueda acometer las obras de la operación sin coste para el ayuntamiento. Pero es un razonamiento que –independientemente de la pertinencia de dichas obras- no precisa que:
    • El ominoso derribo -2009- del polideportivo-piscina ya lo fue a costa de las arcas municipales y que el cese de actividad de los actuales cooperativistas del mercado exigirá el desembolso de una importante cantidad de dinero en concepto de indemnización ¿Dónde está la autofinanciación de la operación?
    • Las características y condiciones de la fórmula de la concesión no se explicitan, eludiendo, así, la obligatoriedad de que el concesionario ejecutase en primer lugar –antes que cualquier otra construcción- el equipamiento deportivo en evitación de los frecuentes “olvidos” que la experiencia contempla.
    • La fórmula de la enajenación supondría una dilapidación (“coste por pérdida”) del patrimonio público municipal para no acometer –so pretexto de la crisis- los equipamientos sociales prometidos y necesarios en aras de un enriquecimiento del capital privado.
  10. Que, visto lo anterior, la operación constituye una burda operación de imagen destinada a vender como ejemplo moderno de regeneración y renovación del casco antiguo lo que no es sino una mera operación especulativa: lo existente (el mercado) es obsoleto y “cutre” tan solo porque no permite llenar las arcas municipales.

Por todo lo anterior

SOLICITA:

  1. Que se proceda –manteniendo su titularidad pública- a la mejora y rehabilitación del actual edificio del mercado deLa Cebadaen base a un estudio con participación de los técnicos municipales, los actuales cooperativistas, las asociaciones de vecinos de la zona y cualesquiera otras instancias que aseguren la representación pública.
  2. Que se ejecute de inmediato el equipamiento del polideportivo-piscina con, al menos, las prestaciones deportivas preexistentes antes de su demolición.
  3. Que la ejecución del polideportivo-piscina y la remodelación del mercado se planteen conjuntamente, a fin de posibilitar la permanencia del espacio público “Campo de La Cebada” en condiciones de desarrollo suficientes.
  4. Que para la futura ordenación de la zona dejen de utilizarse las figuras de “modificación del PGOUM” o que, al menos,  -de utilizarse éstas- se abdique de la utilización de estrafalarias calificaciones de terrazas como zonas verdes y escaleras como viario público.
  5. Que la viabilidad económica de la operación no se base en ninguna fórmula de enajenación del patrimonio público municipal, que si se emplea la fórmula de la concesión se asegure –como prioritaria- la ejecución del equipamiento deportivo y que –preferentemente-  se procure el concurso de los cooperativistas del mercado.
  6. Que por todo lo anterior se retire la presente modificación del PGOUM y se abra un periodo de información, estudio y participación democrática en el que con rigor y transparencia se acometan las posibles soluciones para un entorno urbano frágil y determinante desde los puntos social, cultural y económico para el barrio.

En Madrid a 17 de agosto de 2012

Fdo.: Javier Alau Massa

Los abajo firmantes, miembros dela Asambleadel Barrio de los Austrias, se adhieren, con su firma, a la presente ALEGACIÓN:

<<Aquí seria donde firmarías mañana domingo de 19 a 20h>>

Print Friendly, PDF & Email
Share

Deja un comentario