Jul 252012
 

La presión social y la lucha particular de David consigue escalar toda la cadena de mando de la Kuxta hasta paralizar su desahucio. ¡Si se puede!

Os dejamos con el testimonio directo de nuestro compañero David:

Con un poco de retraso, por temas técnicos, os comunico que por TERCERA vez hemos, entre tod@s, conseguido parar mi desahucio.

Esta vez con una carga algo mayor de surealismo, si cabe. El lanzamiento estaba previsto para el viernes 20 de julio a las 9´00 h.

La mañana del miércoles y, gracias a Jose, un buen tío, un compañero de la Asamblea de Austrias, tengo un encuentro, muy agradable, con Sabino Cuadra, un diputado de Amaiur al que le entrego un escrito solicitando, lo que llevo solicitando desde el primer intento de desahucio: un aplazamiento hasta el 1 de septiembre, hasta que pueda «reorganizar» mi vida familiar y laboral en un nuevo espacio. Minutos después entrego otra copia del mismo escrito al director de Kutxa en Madrid.

Durante todo el miércoles y jueves, Sabino estuvo contactando conmigo frecuentemente para ir informandome de los pasos que estaba pudiendo dar y a su vez, transmitirme cierta tranquilidad. El jueves, día previo al desahucio, a las 14´00 h., hora de cierre en el juzgado, no había ninguna notificación que paralizara el acto y según me informaron, la comisión encargada del lanzamiento, estaba preparada.

Fue por la tarde-noche, en la manifestación, cuando me suena el teléfono y me comunican 2 diputados de Amaiur que han contactado con Josu Ruiz, Vicepresidente de KUTXA, y éste a su vez con el Presidente en Euskadi, quien ha dado la orden de que se cumpla mi solicitud. Por tanto, podemos una vez más gritar… ¡¡SÍÍÍ SE PUEEEDE!!.

Entiendo no es un caso de «enchufismo» (no los conocía de nada) sino de 2 personas que, al menos por un día, han recordado que su cargo está diseñado para dar servicio al pueblo, al pueblo obrero, al ciudadano más débil… y así lo sentí.

Mañana miércoles firmo el alquiler de un local que me permitirá desarrollar una nueva vida personal y profesional, que me solucionará el problema de vivienda y laboral, por lo que, si todo sigue su curso, ésta ha sido la última etapa que a la «pelea» por mi casa le quedaba por pasar.

Gracias, Gracias y mil Gracias a tod@s l@s que habeis hecho de mi lucha vuestra lucha. Habéis compartido conmigo uno de los capítulos más importantes en mi vida y ya sois parte de la nueva historia que se empieza a escribir en este «nuevo mundo».

Hasta siempre!!!

Print Friendly, PDF & Email
Share

Deja un comentario